Sindicato de Reporteros Gráficos y Comunicadores Populares rechaza agresiones de la policía

Entregan carta de protesta en La Moneda, denunciando golpizas, seguimientos, intentos de arresto
IMG_4216 Sr. Rodrigo Hinzpeter
Ministro del Interior
Presente
El Sindicato de Trabajadores independientes de Medios de Comunicación Independiente- ARI,RSU 13.01.3311 se dirige a Ud. y a la opinión pública para denunciar el creciente hostigamiento y persecución por parte de funcionarios de Carabineros de Chile e individuos no identificados, a socios de nuestra organización que cubren manifestaciones sociales.
Somos reporteros gráficos, blogueros y comunicadores populares, que reivindicamos el derecho a expresarnos libremente y el derecho a la información. Cubrimos y publicamos registros de todo tipo de manifestaciones sociales y en esta labor nos identificamos claramente con nuestras credenciales y manguilla distintiva. No organizamos manifestaciones ni formamos parte de ellas, las reporteamos ejerciendo derechos consagrados enla Constitución.Porconsiguiente no entendemos las agresiones y hostigamientos, entre los cuales destacamos:
–       Golpiza al reportero gráfico Jorge Zúñiga San Martín, presidente de nuestro sindicato mientras cubría una manifestación la noche del 25 de julio a las 20:39 horas, en la calle Vicuña Mackenna con Carabineros de Chile. Zúñiga fue golpeado con bastones por parte de personal de Fuerzas Especiales de Carabineros, a resultas de lo cual sufrió lesiones de diversa consideración en sus piernas, brazos y costillas.
–       Seguimiento al socio de nuestra organización Marcos Cáceres por parte de civiles, tras cubrir la manifestación el 25 de julio. Tres individuos lo siguieron en su trayecto de vuelta a su hogar e incluso cuando realizaba compras en un local de Homecenter, en un claro intento de amedrentarlo.
–       Intento de arresto a la secretaria de nuestro sindicato y reportera gráfica Sandra Ortega, hecho ocurrido durante la manifestación del 8 de agosto recién pasado. La reacción de otros reporteros presentes en el lugar frustró un arresto claramente arbitrario e injustificado.
A estos hechos se suman ataques evidentes del carro lanza-aguas en contra de los reporteros, los cuáles son impactados de lleno con el resultado de lesiones y grave daño para sus equipos fotográficos.
Todo lo anterior responde a una práctica sistemática que los socios y dirigentes de nuestro Sindicato hemos sufrido con anterioridad y que denunciamos a los tribunales, interponiendo recursos de amparo.  Sabemos que la reiteración de agresiones, de insultos y ataques con el carro lanza-aguas significa que hemos sido señalados como blancos prioritarios para los operadores de estos vehículos y los integrantes de los piquetes de Fuerzas Especiales
Por consiguiente exigimos al Gobierno que termine con estas prácticas y lo hacemos responsable que las agresiones traigan consecuencias aún más graves para los reporteros.
Ejercemos derechos legítimos, por consiguiente demandamos respetar nuestra labor.
Se despide atte.
Sindicato de trabajadores independientes de Medios de Comunicación Independiente-ARI.

Marcha estudiantil y caceroleo nocturno

Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012
Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012
Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012
Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012Marcha 8/8/2012

Más de 5 mil estudiantes secundarios y universitarios intentaron marchar por Alameda, siendo dispersados por la policía usando carros lanzaaguas, vehículos lazagases, caballería y escopetas de paintball.

Al revés de anteriores marchas prohibidas, la policía no impidió que los estudiantes se congregaran en el sector de plaza Italia, no les impidió desplegar sus pancartas e incluso iniciar la caminata por un trecho de Alameda. Esperó tranquilamente que se acercaran para lanzar un ataque fulminante con sus carros y escuadrones, provocando la estampida de los congregados y su reacción iracunda que se tradujo en serios destrozos en Av. Bustamante, incluyendo la quema de tres buses. Sobre este ultimo hecho los dirigentes estudiantiles han manifestado serias dudas sobre sus autores y los objetivos que pretendían con este acto.

El gobierno ha usado la quema de estos vehículos para criminalizar a los dirigentes estudiantiles, amenazando incluso con la utilización de la ley de seguridad interior del estado.

Por Víctor Hugo Huerta Beiza en Concepción y por los ejecutados el 23 de agosto de 1984

Relato  de Héctor Sandoval Torres 

(fotos tomadas de la Red Charquicán)

Era una mañana típica de la fecha invernal, llovía mucho y hacía frío el 20 de junio de 2012 recientemente pasado. Muy temprano en la mañana hacían su arribo al edificio de los tribunales de la Injusticia de Concepción, un grupo de malhechores que usaron uniformes y armamento del ejército chileno para cometer crímenes de guerra y delitos de Lesa Humanidad. El objetivo era ser presentados ante el Ministro especial de la Corte de Apelaciones de Concepción don Carlos Aldana Fuentes, quien registraría su participación en la reconstitución de un crimen cobarde que el 3 de noviembre 1983, tempranamente en la noche cometieron contra Víctor Hugo Huerta Beiza, entonces dirigente nacional del Partido Comunista que ejercía la dirección clandestina del Comité Regional de Concepción.

A los forajidos los trajeron en caravana escoltados por gendarmes con armamento de guerra en tres carros del servicio de Gendarmería. Venían con protección individual, chalecos antibalas, cascos, tenida de combate etc. Todo este alboroto porque traían a tres de los criminales operativos más peligrosos de la dictadura. Los trasladaban desde Punta Peuco, escoltados por tierra. Eran ex oficiales del ejército chileno. Uno de ellos el agente criminal, de mal vivir y carnicero Álvaro Corvalán Castilla, que el 17 de agosto de 1981 dirigió la emboscada con la Brigada Azul contra mi hermano menor quien fuera asesinado también en la vía pública por la espalda y disfrazado como enfrentamiento armado. Este militar asesino participaría de nuevo en Concepción el 23 de agosto de 1983 en la Operación Alfa Carbón Uno que se extendió hasta Los ángeles y Valdivia y siguió matando hasta la Operación Albania. Venía en compañía de otros secuaces de similar calaña, como el matarife asesino Carlos Herrera Jiménez y el malechor Armando Edmundo Cabrera Aguilar alias “el Charly”. Y uso el termino carnicero y matarife en el sentido que lo utilizó Fidel cuando hizo su defensa refiriéndose a los criminales de Batista que asesinaron a sus compañeros del 26 de julio, tras el asalto al Cuartel Moncada por haber sido ultimados siendo prisioneros y algunos estando heridos. Así que me disculpen los trabajadores de ese oficio.

¿A que se debía tanto desplazamiento con efectivos armados?

Se realizaría la reconstitución de escena del asesinato que estos maleantes de la CNI cometieron contra un prisionero político, el compañero Víctor Hugo Huerta Beiza quien había sido detenido nueve horas antes, y tras torturarlo lo ejecutaron disfrazando su ejecución con un montaje de “enfrentamiento armado”. Frase de dos palabras que fue de común usanza durante la dictadura por la DINACOS y la prensa adicta al parásito régimen saqueador del tirano militar que las ofició entre otros como ladrón de los fondos públicos que aportamos con nuestros impuestos.

Entre los asistentes escuché variadas conjeturas, algunos opinaban que tamaño operativo era para evitar una fuga, otros que era una medida de seguridad para evitar un rescate, otros que era una medida para impedir algún atentado que los silenciara, etc., durante la espera cada quien opinaba según su parecer, mientras tanto los más jóvenes oteaban las ventanas y las cortinas detrás de los vidrios por si acaso hubiera algo de verdad en esos temores. Desde el palacio de Tribunales y bajo un aguacero con ganas, fueron llegando las caravanas de vehículos con los villanos. Tras tomar posiciones los peritos, uno a uno fueron bajando escoltados y engrillados de manos que disimulaban como que estaban de manos tomadas delante de sus panzas. Tras estar un par de horas entregando declaraciones al Ministro Aldana, iniciaron la salida de los Tribunales para tomar los vehículos de Gendarmería y otros a los carros de la PDI. Unos salieron por la puerta que da al ascensor de entrada y otros, por la puerta trasera donde descargan a los delincuentes comunes. La única puerta semi-democrática de ese palacio. Semi nomás.

Una vez cargados se dirigieron al lugar de los hechos, seguidos de una tropa de periodistas, camarógrafos, fotógrafos, reporteros y ciudadanos, familiares y amigos de los ejecutados políticos y ex prisioneros políticos que allí nos habíamos dado cita.

A la cabeza de la caravana, junto a una patrullera de Carabineros, venía el Ministro especial para casos de DD HH, Carlos Aldana y su equipo de investigadores. Más atrás venían los abogados de DD HH y los familiares. Todos seguidos una caravana de vehículos de la PDI con todos los resguardos. Esta última traía otros criminales que gozaban de libertad. Entre ellos estaba el chofer del operativo y otros canallas de esa brigada de exterminio.

Ya todos los malhechores instalados en el lugar de los hechos, el Ministro Aldana los iba llamando de a uno por uno. El primero en hacerlo fue el carnicero Corvalán Castilla, perfectamente engominado, lucía un poco mas delgado que de costumbre. Intentó cubrirse su rostro criminal con una bufanda pero no logró el objetivo, de todos se le pudo filmar y fotografiar.

Luego vino el turno del asesino Herrera Jiménez, el mismo que hace poco se quejara del engaño por parte del presidente Piñera y de toda la derecha chilena señalando: que “fuimos el brazo armado de la derecha para llegar al poder” y “ahora nos desprecian” y anuncian acciones para reclamar por lo que considera sus derechos violados inhumanamente.

Al verlo a la distancia podría engañaría hasta a su madre, cuesta ver en los rasgos de su rostro que estamos en presencia de un ex oficial de ejército asesino y despiadado, que ni se inmutó cuando asesinó a Tucapel Jiménez y al carpintero Alegría. Lucía distinto a Corvalán que se veía algo más desafiante, este en cambio tendía a llevar la vista al suelo.

Acto seguido le tocó el turno al ex suboficial de ejército Armando Edmundo Cabrera Aguilar, un semi analfabeto de tropa que tiene toda la pinta de pato malo, obviamente este sujeto al igual que todos los delincuentes hace poco también le lloró a don Sebastián Piñera Echeñique pidiéndole indulto personal, digamos cobrándole la palabra que este mandatario empeñó con ellos, los militares durante su campaña. Fue yunta de Herrera Jiménez en el homicidio de don Juan Alegría Mundaca. Espera tener el indulto por razones humanitarias (que el nunca tuvo con los ejecutados políticos) y a pesar que dice padecer de un cáncer terminal y de sus 72 años, su rostro se veía saludable y su aspecto es distinto al de sus jefes criminales, nadie se imagina que sea de verdad un canceroso, su frondosa cabellera no acusa la ingesta medicamentosa de fármacos para este tan irreversible mal.

Después entraron en escena otros asesinos que trajo la Brigada de Derechos Humanos de la PDI de Santiago. Eran la parte faltante de la brigada de exterminio. Entre ellos el chofer de ese operativo que viajó expresamente a asesinar a Víctor Huerta Beiza. Uno a uno, fueron entrando en la acción de la reconstitución de la escena en el lugar del crimen. Uno a uno a medida que se acercaban al lugar, lo primero que hacían era darles un largo y efusivo abrazo a los que habían llegado antes. Como en una novela de ficción había pasión, emoción, quizás hasta lágrimas, porque nos mantenían alejados y no podíamos ver tanto detalle. Pero sin dudas no era cualquier emoción ficticia, era esa del llamado espíritu de cuerpo. Era la demostración de que se seguían queriendo como se querían cuando andaban matando personas, como que se echaban de menos, solo faltaba que se besaran en la boca, no se querían soltar cuando se abrazaban, era un encuentro entre criminales presos y criminales libres, algo digno de Ripley un re-encuentro a 19 años de un crimen cobarde cometido por estos militares entonces en servicio activo. Debo confesar que no contuve la ira, y cuando estaban abrazándose efusivamente el Carlos Herrera Jiménez con el chofer de ese operativo les grite de todo hasta que me alivié, no pude contener la ira, ahí estaba el oficial Corvalán con su tropa de asesinos estrechados en un abrazo de amantes a la muerte, el mismo sujeto que había dirigido el asesinato de mi hermano Lisandro.

Durante la reconstitución del crimen, tres veces debieron cambiar de lugar el cuerpo que simulaba al cadáver de Víctor Huerta. No concordaban en la misma versión, no porque quisieran ocultar la verdad, ésta ya estaba acreditada en sus declaraciones, sino porque ese crimen no fue el único que cometieron y entraban en confusiones porque para ellos matar era una rutina, no cabía ninguna posibilidad de que recordaran los detalles, tanto era un trabajo más en una comisión del servicio en Concepción.

Después irían a algún restaurante a cenar y luego a descansar o a brindar a algún prostíbulo de fama. Al día siguiente volverían a sus casas a besar a sus hijos a acariciar a sus esposas, y de regreso a la rutina del Cuartel Borgoño en espera de un próximo objetivo a abatir, esa era su pega, para eso los habían enviado a estudiar a la Escuela de las Américas en el Canal de Panamá.

Presentes estaba la hija y su hijo, y según dijeron, era la primera vez que visitaban el lugar, yo me estremecí cuando los escuché, pensaba que para encontrar a los culpables del crimen contra mi hermano Lisandro, yo estuve mas de un año visitando el lugar del crimen para reconstruir los hechos empadronando al todo el vecindario hasta que encontré dos testigos. Pero allí en la calle Sanders estábamos entumidos y mojados algunos miembros de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos y otros pocos expresos políticos, presentes en el lugar moviéndonos para que soportar el frío de los pies, apoyando a esos hijos para que pudieran resistir esos dolores de ver como su padre fue acribillado en ese lugar y como Herrera Jiménez lo remató con un tiro en la frente con el arma apoyada entre ceja y ceja. Después los militares quieren que se les llame valientes soldados. Estos mismos malhechores participaron en la masacre del 23 de agosto de 1984.

Más antecedentes en: http://www.diariolatribuna.cl/noticias.php?p_id=43489

En tribunal Penquista. Dictan procesamientos por violaciones a los DD.HH.

La operación, con agentes enviados desde Santiago, se planificó para desarticular a la dirigencia del MIR en la zona sur, pasando también por Los Ángeles, donde fue muerto, en la población Orompello, el contador Mario Ernesto Mujica Barros.

Viernes, 22 de Junio del 2012

El ministro en visita de la Corte de Apelaciones de Concepción Carlos Aldana dictó dos procesamientos en causas por violaciones a los derechos humanos, en contra de ex funcionarios de la Central Nacional de Informaciones (CNI).

El magistrado encausó al mayor (r) Carlos Herrera Jiménez, como autor de los delitos de secuestro y homicidio calificado de Víctor Hugo Huerta Beíza, ocurrido el 3 de noviembre de 1983, en la ciudad de Concepción.

El procesamiento se dictó después de una diligencia de reconstitución de escena de los hechos en la que, además de Herrera Jiménez, participaron los ex agentes de la CNI Álvaro Corbalán Castilla y Armando Cabrera Aguilar.

Para dictar el procesamiento en contra de Herrera Jiménez se tuvo en cuenta que el 3 de noviembre de 1983, alrededor de las 14:30 horas, equipos de Operativa e Inteligencia de Viña del Mar, a cargo del capitán de Ejército Carlos Herrera Jiménez, detuvieron, en la vía pública en el centro de Concepción, a Víctor Hugo Huerta Beíza, dirigente del Partido Comunista, sin orden administrativa ni judicial pertinente, siendo trasladado a un lugar no determinado, donde fue sometido a interrogatorios y torturas para obtener información respecto de las actividades del Partido Comunista.

Luego, a las 17 horas aproximadamente, allanaron el domicilio del detenido, ubicado en calle Carrera N° 1120, departamento 1 de esa ciudad, y finalmente, aproximadamente a las 22:30 horas, lo llevaron al sector de Avenida Pedro de Valdivia con calle Sanders, de Concepción, lugar en que lo soltaron, indicándole que corriera para salvar su vida, pero sin darle posibilidad alguna de escape, disparándole con sus armas de servicio dos agentes de CNI, impactándolo en el cuerpo con once proyectiles, uno de los cuales le produjo una herida cráneo cerebral que le causó la muerte. Finalmente, los mismos hechores llamaron a Carabineros y dieron cuenta de un supuesto enfrentamiento.

Además, el magistrado notificó a Álvaro Corbalán Castilla del procesamiento dictado en su contra por el cargo de asociación ilícita en las muertes de Luciano Aedo Arias, Mario Lagos Rodríguez, Nelson Herrera Riveros, Mario Mujica Barros, Raúl Barrientos Matamala, Rogelio Tapia de la Puente , y Juan Boncompte Andreu, ocurridos el 23 y 24 de agosto de 1984.

De acuerdo a los antecedentes de la causa, se determinó que: el 23 de agosto de 1984, en el sector de Hualpencillo, Talcahuano, Luciano Humberto Aedo Arias, horas después, en el lugar de la Vega Monumental , Concepción, Mario Octavio Lagos Rodríguez fue abatido por el referido personal de CNI y en el camino a Santa Juana se dio muerte a Nelson Herrera Riveros.

Asimismo, ese día, en la tarde, en la ciudad de Los Ángeles fue eliminado Mario Ernesto Mujica Barros, en calle Bombero Vyhmeister, en la población Orompello, como parte de la Operación denominada “Alfa Carbón 1” . “En calle Bombero Vyhmeister de la población Orompello, siendo las 18,30 asesinan a Mario Mújica Barros. Lo matan dentro de su propia casa, poniendo como escenario un falso enfrentamiento” recordaba a años de ocurridos los hechos, Mauricio Aedo, vocero de la Agrupación Memoria Viva de Bío Bío.

También, ese 23 de agosto, en el sector Puente Estancilla de Valdivia, dan muerte a Raúl Jaime Barrientos Matamala y Rogelio Humberto Tapia de la Puente y, al día siguiente, 24 de agosto de 1984, en la Población Teniente Merino de Valdivia, resulta fallecido Juan José Boncompte Andreu, todas las víctimas producto de disparos de personal de las Brigadas Antisubversivas Metropolitana que respondían al mando de Álvaro Corbalán, según consta en la investigación.

No se debe olvidar.

Héctor Sandoval Torres

Marcha contra el lucro en la educación

Marcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educación
Marcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educación
Marcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educación
Marcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educaciónMarcha contra el lucro en la educación

Santiago 28/06/2012.- Miles de estudiantes, de univesidades estatales y privadas, de secundarios, profesores, padres y apoderados, protagoniaron una de las marchas más mutitudinarias de este año, demandando el fin del lucro en la educación, el fortalecimiento de la educación pública y la gratuidad de esta en todos los ámbitos.

Escolares nuevamente en las calles

Escolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las calles
Escolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las calles
Escolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las calles
Escolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las callesEscolares nuevamente en las calles

Escolares nuevamente en las calles, un álbum en Flickr.

Escolares nuevamente en las calles